Seis formas de ahorrar combustible mientras conduces

18 Jul Seis formas de ahorrar combustible mientras conduces

¿Y si te dijéramos que no necesitas comprar un coche nuevo para que el depósito te dure más? Hay trucos para exprimir al máximo cada gota de gasolina, y aquí compartimos seis de los mejores contigo.

Frena de forma gradual

Los frenos son necesarios, pero también costosos. Convierten la energía kinética de tu coche —energía que se consiguió gracias a la combustión de la cara gasolina— y la convierte en calor que se pierde en el aire. Todos sabemos que frenar de forma gradual es más eficiente que frenar de repente en cuanto llegamos al semáforo.

Cuando te sea posible anticipar un semáforo en rojo, deja de pisar el acelerador. Cuanto menos frenes, mejor será la eficiencia de tu vehículo.

Si aceleras, hazlo.

Todo el mundo sabe que acelerar a trompicones gasta más combustible. Sin embargo, por lo que hemos podido ver, acelerar de forma demasiado lenta también baja el rendimiento. ¿Por qué? Los coches gastan más gasolina en las marchas más bajas, y acelerar demasiado lentamente previene un cambio de marchas eficiente.

Cierra las ventanas y aprovecha el aire acondicionado

Este es un debate bastante reñido. ¿Qué es mejor, abrir las ventanas en verano para evitar el uso del aire acondicionado? ¿O poner el aire acondicionado para no abrir las ventanas, fastidiando así el perfil aerodinámico del coche?

La verdad es que cuanto más rápido vas, la resistencia al aire aumenta de forma exponencial. Lo ideal es abrir las ventanas y dejar el aire apagado cuando vas por debajo de 88km por hora. A partir de ahí, la resistencia es lo suficientemente fuerte como para que te compense encender el aire y cerrar las ventanas.

Conduce a una velocidad más lenta (pero lo justo)

Ya que la energía necesaria para superar la resistencia del aire es una función que depende del cubo de la velocidad (es decir, aumenta muy rápido), el salto de 50 a 75km hora requiere menos energía que el salto de 75 a 100km.

Entonces, ¿por qué no ir más lento? Bueno, la eficiencia energética no es lo único que cuenta. Ir a una velocidad demasiado baja ahorra energía, pero nos cuesta más en horas perdidas. Por otro lado, ir a una velocidad demasiado alta es peligroso y además de gastar más gasolina correrás el riesgo de una multa. ¡Ten cuidado!

Cuando sea seguro, sube las cuestas lentamente.

Desde el punto de vista de la eficiencia energética, lo mejor a la hora de subir una cuesta es apagar el control de crucero y olvidarse de mantener una velocidad constante.

La física funciona así: dejando de pisar el acelerador al subir la colina y dejando que la velocidad baje, cambiamos la energía kinética (velocidad) por energía potencial (la tendencia del coche a bajar cuesta abajo). Recuperarás la energía kinética al bajar.

Según hemos visto, mientras que algo se gana en eficiencia, tampoco es mucho. Es una técnica que funciona pero que, teniendo en cuenta sus riesgos, no vale la pena a no ser que hablemos de carreteras poco transitadas.

A la hora de bajar, deja el coche en una marcha no neutral

Algunos conductores le tienen mucho aprecio a hacer bajadas con la marcha en Neutral, lo cual es una idea pésima. Es algo muy peligroso, ya que en neutral no tienes manera de acelerar para evitar un problema, y si el motor se cala no tendrás dirección asistida. Si la inclinación de la bajada es lo suficientemente grande como para que tengamos que pisar el freno, éstos se sobrecalentarán, y los frenos sobrecalentados pierden efectividad hasta que se enfrían.

La sorpresa está en que esta técnica no nos ofrece ninguna ganancia. Dejar el coche en alguna marcha que no sea la neutral es más eficiente.

Esto ocurre porque la mayoría de coches de hoy tienen algo llamado “Corte de Combustible en Deceleración”. Cuando sueltas el acelerador, si tienes el coche en marcha, los inyectores de combustible se detienen mientras las ruedas mantienen el motor funcionando y los accesorios en marcha, por lo que el motor no consume nada de combustible mientras va cuesta abajo.

Es definitivo: poner el coche en neutral mientras bajas una cuesta, gasta combustible.

En resumen

Conducir de forma eficiente es posible. Frena lentamente, acelera con rapidez, cierra las ventanas a más de 88km/h y asegúrate de aprovechar la inercia de tu vehículo. ¡Así tu depósito durará más!

No Comments

Post A Comment